Espíritu e inmediatez: "la cuestión del lenguaje" en Kierkegaard

  • Patricia Carina Dip Investigadora del CONICET Coordinadora del Área de Filosofía, ICI, UNGS Coordinadora del Programa de Actualización en Problemas Filosóficos Contemporáneos, Secretaría de Posgrado, FFYL, UBA
Palabras clave: Kierkegaard, Lenguaje, Espíritu, Inmediatez, Límite

Resumen

En 1961 Zuurdeg consideró que era necesario tomar en serio a Kierkegaard como filósofo y que la suya es justamente una “filosofía del lenguaje” semejante a la del empirismo lógico, puesto que condena a la filosofía especulativa, a la metafísica y a la ontología en general. El objetivo de nuestro artículo es tomar como punto de partida la idea de Zuurdeg, pero no en el marco de la relación entre la filosofía del lenguaje de Kierkegaard y la del empirismo lógico, sino más bien haciendo hincapié en los elementos provenientes de la tradición alemana a la hora de categorizar la existencia en la metafísica del danés, ya que estos nos permiten comprender el lenguaje en términos espirituales.

Citas

Cf. Stanley Cavell, “El existencialismo y la filosofía analítica”, Revista de Occidente 8 (enero, febrero, marzo, 1965); Theodor Haecker, Sören Kierkegaard und die Philosophie der Innerlichkeit (München: J.F. Schreiber, 1913); Paul Holmer, “The Nature of Religious Propositions”, Reprinted from The Review of Religion (New York: Columbia University Press, 1955); Willem F. Zuurdeeg, “Some Aspects of Kierkegaard’s Language Philosophy” (Atti del XII Congresso Internazionale di Filosofia XII: Storia della filosofia moderna e contemporanea, Firenze 1961): 493-499. Zuurdeeg asevera que Kierkegaard debe ser tomado en serio como filósofo. Su tesis consiste en proclamar que la filosofía del danés es una filosofía del lenguaje, que como tal es semejante a la filosofía del empirismo lógico. (493). A pesar de que Zuurdeeg reconoce que los planteos de Kierkegaard y el empirismo lógico provienen de marcos teóricos diversos, encuentra coincidencias fundamentales en los siguientes puntos: la condena de la filosofía especulativa, de la metafísica y la ontología en general. (499)

Redaktion Niels Jørgen Cappelørn, Joakim Garff, Johnny Kondrup, Alastair McKinnon og Finn Hauberg Mortensen, Søren Kierkegaards Skrifter (Copenhague: Søren Kierkegaard Forskningscenteret og G E C Gads Forlag, 1997-1999), 2:115. En adelante, usaremos la sigla SKS, con la que se citan habitualmente las obras completas de Kierkegaard en danés, acompañada por el número de tomo correspondiente.

“Con ello no está dicho todavía que sea el reino del pecado, pues hay que captarlo en el instante, dado que se expresa con indiferencia estética. Solo cuando la reflexión se haga presente, solo entonces se mostrará como el reino del pecado…”. SKS 2, 94-95.

SKS 15, 54.

SKS 15, 56.

SKS 55.

SKS 2, 103.

“Nunca antes la sensualidad ha sido concebida de la manera como se la concibe en Don Juan: como principio; por eso también lo erótico se define aquí mediante otro predicado, aquí el erotismo es seducción”. SKS 2, 98.

SKS 2, 102.

SKS 2, 105.

SKS 2,103.

SKS 2, 95.

“… No debe olvidarse que aquí, desde luego, no se trata del deseo en un individuo particular sino del deseo como principio, determinado espiritualmente como aquello que el espíritu excluye”. SKS 2, 90.

SKS 2,105-106.

SKS 2, 96-97.

SKS 2, 73.

SKS 2., 74.

SKS 2., 76.

SKS 2, 64. “Sandselig” no significa exactamente “sensible”. Puede usarse el término “sensual”, ya que la palabra danesa no hace referencia solo a lo sensible en el sentido de la tradicional teoría del conocimiento. Sin embargo, la palabra “sandselig” no tiene en danés la connotación sexual que tiene la palabra “sensual” en castellano. Por eso hemos preferido mantener el término sensible. Lamentablemente, no hay manera de encontrar equivalente exacto en nuestra lengua para los siguientes términos: sandselig: “sensible”; sandselig, sensuel: sensual; sjælelig: “anímico o psíquico”; Aand: “espíritu”; Gemyt (Gemüt en alemán): “ánimo”. Por otra parte, “genialitet” no hace referencia a genio en sentido individual, sino que se refiere a una cualidad o capacidad, el genio musical por ejemplo. El “genio de la sensibilidad” sería entonces la esencia última de lo sensible o sensual. “Den Sandselige Genialitet” podría traducirse como “sensibilidad elemental”.

SKS 2, 72.

SKS 2, 77.

SKS 2, 68.

Publicado
2019-04-25
Sección
Artículos